Twitter Facebook Pinterest Instagram Youtube

Editorial #5: “Correr es un acto de fe”

 

En qué confía quien corre, mientras corre? En qué cree mientras entrena o prepara un desafío. A qué se aferra el corredor de fondo, cuando el paso reiterado se transforma en una especie de percusión mántrica, como esos tambores rituales de tribus ancestrales?.

Editorial Lucho Runner - Correr es un acto de fe

Llega un punto en una carrera, maratón o ultramaratón, en que el corredor deja de pensar en que está corriendo. Deja de observar en muchos casos, cómo lleva adelante la técnica de ejecución, del braceo, del panorama que lo rodea. Es común hablar con maratonistas que no recuerdan la imagen de su paso por tal o cual kilómetro, que no recuerda haber visto lo que otros comentan. Es que su cabeza se fue a otro plano; lo visceral, lo mental e incluso lo espiritual, se apoderaron de su acto físico.

El corredor de fondo automatiza la técnica. Es como conducir un auto; se deja de pensar cómo se hace. Simplemente, se hace. Es ahí cuando su mente “vuela”, se relaja y como señalan innumerables estudios de neurociencia, el corredor se pone creativo, resuelve sus cuestiones, “destraba” problemas mientras transpira a lo largo de kilómetros.

Y en muchos casos, sin pretender que esto tenga un siquiera un dejo de religiosidad, el corredor se pone espiritual. O si vos preferís, podemos hablar de “conexión”, “inspiración”, “estado alfa”. La mente del corredor simplemente abandona buena parte de la racionalidad y fluyen la emotividad, la creatividad y esos niveles de pensamientos que sean improbables en un momento de stress.

Acá entraremos en el terreno de la FE. No hablo de religión, de creencias, de dioses o divinidades. Este tipo de fe va por otro lado; hablo de la fe en uno mismo. La fe que hace que un corredor logre metas que antes le hubieran resultado impensadas. La fe que hace que lo “imposible” se haga posible, que las metas sean alcanzadas, que alguien que no corría “ni el colectivo”, de repente, se “gradúe” de maratonista.

Podía también llamarla confianza, amor propio, superación. Pero me suena a que todas esas sensaciones se resumen en esa breve palabra; tan simple que resume un modo de actuar. Hacerlo por fe.

Correr, entonces, si se me permite resumirlo así, es un acto de fe. Fe en uno mismo, es nuestras posibilidades, en nuestra capacidad oculta. Es creer que podemos hacerlo, que un sueño, se convierte en deseo, después en objetivo, luego en proceso y finalmente, transformar esa energía en logro. Y lo mejor de todo, llevarnos esa enseñanza a la vida cotidiana. Es allí cuando el etéreo concepto de fe, se materializa en cosas.

Correr es un acto de fe. Es dejar que nuestros pensamientos vuelen alto, que nuestra caja de creencias, autolimitaciones y preconceptos vuelen en mil pedazos y que correr, sea una manera de expresarnos y decir al mundo; “yo creo en mí, tengo fe en lo que hago, aquí me tienen; lo he logrado”.

No lo pienses, porque no es racional. Solo hacelo; salí y corré. Tené fe en vos mismo.

No te pido que pensemos lo mismo. Te pido, nada más, que pensemos.

Lucho Runner
Mayo 2016

Lucho Runner Locos Por Correr 2

 

Locos por correr Twitter 610

Locos por correr Facebook 610

Locos porcorrer Instagram 610

 

About LuchoRunner

Maratonista. Periodista. Locutor Nacional de Radio y TV (ISER Capital Federal). Productor creativo de radio y TV (ETER, Escuela Terciaria de Enseñanza Radiofónica). Conductor de @LocosXCorrerOK RADIO. Director de contenidos de LocosPorCorrer.com

Posteos similares

Y qué querés decir? (2)

  1. Leandro dice:

    JUST DO IT dirian de un lado y del otro IMPOSIBLE IS NOTHING los creativos saben de esto no… jajaja yo solia contar, contaba pasos cuadras vueltas arboles contaba jajaja que locura ahora ni se lo que hago pero corro.

  2. Daniel Hernandez dice:

    Interesante tu reflexión Lucho, muy buena y comparto totalmente
    Saludos amigo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *